El bienestar de los perros de IAP

¡Hola hola!

 

Hoy voy a hablar de algunas de las consideraciones que yo tengo en cuenta a la hora de implementar un programa de IAP para asegurarme que el bienestar de mi co-terapeuta canino estará cubierto. Antes de formar parte del proyecto analizaré su bienestar a nivel general, pasando posteriormente a realizar una serie de preguntas que me ayudarán a modificar aquellos puntos que flaqueen al respecto. 

 

Espero os resulten de inspiración para poder crear vuestro propio test de bienestar:  

 

1. ¿Hay alguna zona en el centro donde podamos darle de beber al perro cuando acabe la sesión?

 

2. Si hemos utilizado algún premio en la sesión ¿lo estamos teniendo en cuenta a la hora de fijar la cantidad de alimento en sus tomas diarias? En ese caso ¿el premio que le damos en las sesiones está adecuado a su dieta? Por ejemplo, si habitualmente trabajamos con dieta natural o, si vamos a comenzar a implementarla ¿hemos analizado qué tipo de premio le estamos dando? Si es un chuche ¿qué composición tiene, cuánta cantidad puedo utilizar al día? ¿y a la semana?

 

3. ¿He tenido en cuenta que el horario de las sesiones no altere la división de las tomas alimenticias? ¿habrá un espacio entre el momento de la comida y la sesión para que el perro pueda descansar?

 

4. ¿La comunicación del perro dentro de las sesiones es adecuada?

 

5. ¿El perro tiene un vínculo adecuado con su guía?

 

6. ¿Estamos dando un paseo de calidad al animal antes y después de las sesiones?

 

7. ¿El centro cuenta con una zona de descanso adecuada para esperar a entrar a las sesiones? ¿Hay espacio suficiente? ¿Está libre de interrupciones?

 

8. ¿Vamos a realizar la sesión en el interior? ¿habrá alguna actividad en el exterior? ¿Es la climatología adecuada para nuestro compañero canino o necesitamos algún apoyo extra? Por ejemplo, en días de mucho calor ¿la temperatura es adecuada para estar en exteriores? 

 

9. ¿La sala con la que contamos es adecuada? Aunque parece una tontería, es importante que nos aseguremos de que la sala en la que vamos a trabajar, que no hará mucho calor ni mucho frío (algunas cuentan con cristaleras que al llegar la primavera comienza a ser insoportable para nuestros compañeros caninos), que tenga una amplitud adecuada para que nos movamos con tranquilidad y que podamos tener una zona para separarnos y que nuestro compañero canino esté tranquilo en aquellos momentos en los que no interaccione, también es importante que no cuente con obstáculos que nos impidan trabajar. 

 

10. ¿Trabajaremos en una sala en la que tendremos muchos ruidos? ¿será adecuado para nuestro perro o podría ser molesto? Lo ideal es que contemos con una sala tranquila.

 

11. Si ha sucedido algún altercado en la sesión deberíamos darla por finalizada, analizando si el perro ha podido lastimarse (con algún objeto, algún usuario/a…)

 

12. ¿Hemos notado algún comportamiento extraño en la sesión? quizás no quiere participar, se muestra apático… en este caso, lo mejor es parar y acudir a la clínica veterinaria. 

 

13. Si el perro presenta heridas, no lo llevaremos a la sesión, lo adecuado será que se recupere y que tenga sus días de descanso. Lo mismo aplica si está tomando la medicación, esperaremos a que termine su tratamiento y a que se recupere con tranquilidad. Ellos también necesitan días de reposo cuando están malitos.

 

14. ¿Ha surgido alguna situación durante la sesión que haya podido asustar o agobiar a nuestro compañero canino? En ese caso, debemos detener la sesión y analizar si el perro puede haberse sensibilizado a algún estímulo.

 

15. Ningún perro que muestre comportamientos agresivos y/o reactivos de cualquier tipo debería participar en sesiones de IAP, pero si esto nunca ha ocurrido y vemos alguna señal comunicativa que indica que el perro podría presentar incomodidad por la comida (por ejemplo, cuando una usuaria rellena su kong), debemos finalizar la sesión y analizar lo ocurrido; quizás pueda deberse a un problema comportamental o de salud, pero debemos valorar si el perro puede seguir en el programa de IAP.

 

¡Esto ha sido todo por hoy! ¡Si quieres mejorar la vida de tu perro de IAP y mejorar el vínculo entre ambas especies, visita mi apartado de formación y descubre al Perro [i]rracional de intervenciones!