Cuando el gato hace pis fuera de la bandeja

Este es uno de los casos más comunes dentro de la conducta felina, debiendo tener en cuenta que habrá que distinguir entre gatos que nunca han usado el arenero (conducta que será normal hasta que se acostumbren) de aquellos que han dejado de utilizarlo en un determinado momento.

 

Antiguamente, una de las causas que provocaba este tipo de problemas era la terrible técnica de amputar las uñas a los gatos o impedir que estos pudieran sacarlas mediante una intervención quirúrgica. Al no poder escarbar adecuadamente, estos terminaban desarrollando problemas relacionados con las eliminaciones (entre otros).

 

Los casos más habituales de eliminación fuera de la bandeja son los siguientes:

 

Sobre la bandeja

 

Si el tamaño de la bandeja no es el adecuado para el animal, este rehusará utilizarla. Por ejemplo, si tenemos una bandeja pequeña cuando el gato es cachorro y cuando crece no la adecuamos a su tamaño. El arenero siempre debe ir acorde con nuestro gato. También pueden presentar problemas con bandejas que no presentan la profundidad adecuada. Debemos prestar atención al individuo además de a la especie y no olvidar que, si convive más de un gato en la casa, aplicaremos la regla de N+1, dos gatos, tres areneros. 

 

Por otro lado, las bandejas nuevas pueden ser rechazadas por el gato, por ello, lo mejor será mantener los dos areneros al principio, de forma que este se acostumbre al que le hemos comprado. Lo mismo sucede si la bandeja está deteriorada, lo que es muy común en el plástico, comienza a retener olores desagradables para el animal, por lo tanto, es mejor que si esto sucede compremos una nueva. Relacionado con este punto está la utilización de los productos de limpieza, es mejor que utilicemos los de olor neutro ya que, si el gato comienza a mostrarse disconforme con el olor de su bandeja, un día podría llegar a rechazarla.

 

En relación a la arena

 

A los gatos no les gusta el arena sucia, si cuando ha comenzado a emitirse la conducta esta no estaba completamente limpia, asegúrate de cambiarla y que esto no se repita de nuevo, ya que el gato podría crear una rutina/manía inadecuada. Un gato que elimina en los bordes, suele ser porque la arena está sucia y no quiere pisar demasiado. Por otro lado, si cambiamos con demasiada frecuencia la arena, esto tampoco será algo que emocione al animal, esta debe limpiarse regularmente y cambiarse por completo sólo cuando se encuentre sucia.

 

Si al gato le gusta una determinada arena, debes tener en cuenta que al cambiarla te expones a que la rechace, así que si lo haces, mézclala al inicio con la que tenías anteriormente hasta que comience a acostumbrarse a la nueva. Otra opción, es dejar un arenero nuevo con otro tipo de arena, de forma que pueda ir descubriéndola poco a poco... A la gente suelen gustarle las arenas olorosas, pero ten cuidado ¡el gato quizás no piensa lo mismo!

 

Por último, si nos pasamos con la cantidad de arena podríamos incomodar al animal, lo mismo si la dejamos demasiado fina, habrá que adecuarla a sus gustos y necesidades. 

 

Relacionado con la localización 

 

El arenero deberá colocarse en una zona adecuada. de la misma forma, será fundamental que sea una zona a la que el animal tenga fácil acceso. Si el animal realiza la eliminación muy lejos de su bandeja, suele ser un problema relacionado con la zona en la que esta se encuentra. Hay gente a la que le disgusta mucho el olor de la arena del gato, o incluso pueden haber desarrollado algún tipo de alergia. Areneros que se encuentran muy lejos de la zona de acción del animal, hacen que este deje de utilizarlos. Dicho esto, siempre hay que tener en cuenta la distribución de las zonas en el hogar.

 

Los problemas de salud

 

Este es el caso más común. El gato que sufre un problema de salud relacionado con las vías urinarias y que ha terminado asociando la bandeja al dolor que siente al realizar la evacuación. 

 

Mi consejo cuando comienzan a sucederse este tipo de problemas es acudir a una clínica veterinaria lo antes posible. Lo más común son las infecciones urinarias, seguidas de cálculos urinarios o cristales en la orina. También hay un gran número de casos relacionados con el FUS, siendo normal que los gatos que no orinen en su bandeja lo hagan en duchas, lavabos o similares.  

 

Por último, debemos tener en cuenta que problemas como la artritis o similares harán que el gato tenga problemas para escarbar o incluso desplazarse hasta al arenero, lo que es entendible en gatos geriátricos. En este caso, habrá que buscar una zona más cercana y un arenero que tenga una pared más bajita, abrigando y comprendiendo la situación de nuestro compañero felino. 

 

Si quieres saber más sobre el mundo del gato, visita mi curso https://www.ulisesyargos.es/el-gato/