La llamada

Uno de los principales problemas que tienen las familias humanocaninas es la respuesta a "La Llamada". En muchas ocasiones, han intentado por activa y por pasiva que su perro responda al nombre, pero este sigue sin prestar atención al comando.

 

A continuación, os dejo varios Uliconsejos para que vuestro compañero canino acuda cuando lo llamáis por su nombre:

 

- Si tu perro está jugando en un espacio abierto, llámalo de vez en cuando y dale un premio por venir ¡Sin cogerlo ni entretenerlo! sino que le dejaremos seguir jugando para repetir el proceso pasados unos minutos. Cuando estamos en parques caninos o en espacios abiertos, tendemos a dejarlos en suelta y a llamarlos solamente cuando vamos a ponerle la correa para volver a casa, de esa forma, acaban asociando su nombre con algo negativo y termina por romperse el comando.

 

- Llámale cuando sepas que va a prestarte atención, si está jugando, oliendo o entretenido con otro estímulo, lo más probable es que no te haga ni caso. 

 

- Si lo llamas una vez y no viene, no vuelvas a llamarlo. Utilizar su nombre muchas veces sin éxito, sólo hará que se rompa el comando.

 

- Cuando estéis en casa, llámalo de vez en cuando y dale un premio; de esa forma, identificará el hecho de acudir a su nombre con algo positivo.

 

- No le regañes NUNCA; muchas veces me preguntáis si tenemos que regañar a nuestro perro cuando hace algo que no nos ha gustado. La respuesta rotunda es NO, a los perros no se les regaña, ya que esto puede debilitar el vínculo entre ambas especies y, si además utilizamos su nombre para reprenderlo, que lo asocie con algo negativo y deje de acudir cuando lo llames.

 

Si quieres saber más sobre educación canina, descubre todos mis cursos en esta misma web o descarga mis guías gratuitas en https://www.ulisesyargos.es