El vínculo en la familia humano-canina

La historia de la relación entre ambas especies se remonta mucho tiempo atrás. Debido a ello, el perro es uno de los animales con el que más personas se sienten unidas a lo largo de sus vidas, ya que el vínculo que se genera entre ambas especies es muy especial, aportando de esta forma beneficios mutuos.

 

La importancia de crear un buen vínculo con tu perro

 

Entre un perro y su familia puede haber una conexión tan estrecha como la que se desarrolla entre dos personas, pero esto depende, en gran medida, del trato y atención que le demos a nuestro compañero canino. No hablamos sólo de los cuidados básicos, como pueden ser la alimentación, la higiene y el cariño, sino que será necesario ir más allá para comprender sus sentimientos y su comunicación, lo que nos dará las claves para educarlo y crear una relación sana y enriquecedora.

 

Todos estos detalles fortaleceran la unión dentro de la familia humano canina, permitiendo que aumente la confianza, el respeto y el cariño. De este modo, tanto el perro como su familia mejoraran su estado físico, emocional y también su calidad de vida.

 

La importancia de la Educación Canina en Positivo

 

Esta modalidad de aprendizaje para perros se basa en entrenar al animal mediante el uso de refuerzos positivos (premiarlos con juguetes, alimento o gestos afectivos) cada vez que se comporten correctamente. Es una técnica muy efectiva, ya que el perro asocia el premio con su buena conducta y la aplica constantemente. Este tipo de entrenamiento fortalece el vínculo con su familia, ya que ambas especies aprenden y se comunican sin usar métodos que puedan ser incómodos o dañinos para el animal.

 

Lo que no debes hacer

 

Si queremos mantener un vínculo adecuado con nuestro perro, hay ciertas cosas que se deben evitar para que esa unión no se fracture. No hay que aplicar correcciones por medio de métodos aversivos, como pueden ser los tirones de correa, los gritos etc tampoco es buena idea imponer otro tipo de castigos para mejorar el comportamiento y, por supuesto, está totalmente prohibido el uso de material de trabajo que pueda resultar agresivo para el animal, como pueden ser los collares de ahogo, eléctricos o de pinchos, ya que cualquiera de estas situaciones harán que el perro pierda la confianza en su familia, provocándose gran ansiedad y estrés en el animal, lo que conllevará la fractura del vínculo entre ambas especies y podría generar consecuencias muy negativas.