La despedida

Cuando llega el triste momento de la despedida queremos que ese momento del adiós sea único y especial. 

 

En los últimos años la incineración de animales se ha convertido en una de las más demandadas, ya que el perro, gato o caballo puede seguir con su familia toda la vida, guardando sus cenizas en una urna funeraria.

 

Hoy veremos los tipos de cremación más habituales.

 

Incineración colectiva

 

La mayoría de ayuntamientos ofrecen servicios de retirada e incineración de animales fallecidos, cobrando por el servicio de 30 a 180 euros, dependiendo del peso del animal y de la comunidad autónoma. Las cenizas, al ser una incineración colectiva, van a parar a un vertedero destinado a tal fin.

 

Incineración individual

 

Con este tipo se incinera al animal de forma individual en el horno crematorio, entregando posteriormente sus cenizas en una urna. La familia pueden asistir a la cremación y a la despedida de su fiel amigo, por lo que suele ser una de las opciones más demandadas. Los precios de dicho servicio varían en base al tipo de animal:

 

Incineración de perros y gatos

 

El crematorio suele ser el encargado de la recogida del animal, tanto en el domicilio como en el centro veterinario. La cremación de animales, dependiendo del tamaño suele durar de 1 a 3 horas. El precio oscila entre los 235 euros a los 340 euros.

 

Incineración de caballos

 

No todos los crematorios de animales ofrecen la posibilidad de incinerar caballos, ponis o burros, sobre todo por las limitaciones en el tamaño del horno. El proceso de incineración dura alrededor de 10 horas, y las cenizas pesan unos 15 kilos. El precio es de 1000 euros y también podrás recoger, si lo deseas, sus cenizas en una urna del tamaño de un baúl.