Consejos para pasar unas fiestas tranquilas con tu perro

Las vacaciones de invierno son sinónimo de fiesta, de familia, de excesos... Las rutinas cambian y vivimos nuestra cotidianidad con una intensidad más simpática y afectuosa. Los sentimientos están a flor de piel.

 

Podemos sentirnos felices y, al mismo tiempo, dejar aflorar cierta melancolía. Los excesos, en su justa medida, alegran y animan, pero también rompen las rutinas establecidas.

 

A tu perro le sucede lo mismo: esos días alteran de igual modo sus horarios, y a su vez, sus sentimientos. Si deseas proporcionarle unas agradables fiestas en familia, aquí tienes algunas recomendaciones:

 

RUTINAS

 

Cuando estamos de vacaciones, nuestros horarios sufren modificaciones. Intenta que tu compañero canino mantenga sus rutinas de paseo, juego, enriquecimiento ambiental, alimentación y ejercicio diarios. De esta forma, su nivel de estrés se mantendrá entre los límites adecuados.

 

FIESTAS EN FAMILIA

 

Las casas se llenan de gente que pueden causar a tu perro incomodidad o turbación, sobre todo si no conoce a ninguna de las personas invitadas. Pídeles que lo traten cariñosamente y le permitan acercarse cuando el animal así lo demande. Es importante que no lo agobien ni se precipiten sobre él de forma inesperada, ya que podrían estresarlo o incomodarle. Adviérteles también sobre la importancia de no darle alimentos indebidos, cómo pueden ser los dulces.

 

GASTRONOMÍA

 

Si en tu familia vais a cocinar menús especiales de celebración ¿por qué no hacerlo con vuestro compañero canino? Si su alimento ya está basado en una dieta natural, puedes introducir algún ingrediente nuevo que le sorprenda y se adapte a las necesidades de su especie. Si el alimento que recibe es pienso, siempre puedes comprar algún premio canino que le haga disfrutar de nuevas texturas y sabores.

 

ADORNOS

 

Atención a los arbolitos artificiales, bolas de colores, cables, lucecitas, figuritas... Vuestro compañero canino puede cortarse, electrocutarse o atragantarse. Bastará con ponerlo todo fuera de su alcance y con desconectar los cables cuando salgáis de casa. Precaución sí adornas la casa con plantas como la Poinsettia, ya que podría morderlas y sufrir una intoxicación. 

 

VACACIONES FUERA DEL HOGAR

 

Si tu perro y tú pasáis las vacaciones fuera de casa, sus primeras horas en un sitio extraño pueden provocarle nerviosismo y miedo, así que deja que se acostumbre. Es importante que el perro mantenga su Bienestar, por lo tanto, no olvides realizar una introducción al lugar de forma progresiva y positiva, permanece junto a él y realiza algún circuito de olfato que pueda relajarle.

 

Además, es recomendable llevar objetos conocidos como pueden ser su cama, juguetes o similares, de esta forma, se sentirá más cómodo y confiado. Si quieres saber más sobre Bienestar Animal, recuerda que puedes adquirir nuestro curso online en la sección de Educación Canina. 

 

 

¡Felices Fiestas!