Aromaterapia Canina y Felina

En los últimos años se ha afianzado la idea de que son muchas las terapias alternativas de las que se pueden beneficiar los perros y los gatos. La aromaterapia es una de ellas, y es conocida por ser una técnica que deriva de la herbolaria y que usa aceites esenciales sacados de las plantas aromáticas para mejorar considerablemente el estado de ánimo y la salud.

 

Para llevar a cabo la aromaterapia perros y gatos se ha de tener muy en cuenta el sentido del olfato, ya que las señales aromáticas son llevadas por las células receptoras hasta el cerebro.

Las terapias pueden realizarse mediante la colocación del producto en ciertas zonas del hogar. Hay personas que lo implementan aplicando unas gotas diluidas en agua directamente sobre la piel del animal, pero yo prefiero no hacerlo por si el olor le incomoda, por si le da alergia o por si chupa la esencia aplicada constantemente.

 

Aromaterapia en perros

 

El sentido del olfato está claramente más desarrollado en los animales que en los humanos. Por lo tanto, cuando se aplica esta técnica en perros no deben sobrepasarse jamás las cantidades indicadas. Algunas de las esencias más utilizadas son las siguientes:

 

El aroma a limón es perfecto para que el animal se concentre durante su entrenamiento y, además de repeler insectos, es positivo para su sistema circulatorio, como antiséptico y antiviral. La Aquilea es un buen remedio para alergias e inflamaciones, mientras que la manzanilla y la lavanda son un calmante perfecto para la irritabilidad y la impaciencia.

 

Otros aceites beneficiosos para los perros son el árbol de Neem, que disminuye el estrés, el cedro del atlas para mejorar la respiración, y la siempreviva, que mejora el sistema digestivo.

 

Aromaterapia en gatos

 

Está técnica puede ayudar a los felinos a tratar algunas molestias o enfermedades. Como ocurre en el caso de los perros, los gatos también tienen el sentido del olfato muy desarrollado, por lo que siempre se han de controlar las dosis que se aplican.

 

Debemos tener en cuenta que los gatos no se sienten atraídos por los aceites que están compuestos por cítricos, mientras que otros aceites esenciales como el pino, la canela, el orégano, el clavo, la salvia, la bergamota y el abedul se consideran tóxicos para los felinos.

 

El geranio, la rosa, la lavanda o la flor de azahar relajan a los gatos, mientras que la caléndula aumenta la autoestima y el jazmín es perfecto para gatos estresados o con depresión.

 

Para finalizar, ha de tenerse en cuenta que estas terapias serán complementarias a las que se estén realizando con el animal en la clínica veterinaria o en su proceso de educación/modificación de conducta, no siendo en ningún caso sustitutivas de las anteriores.

 

Además, es aconsejable consultar a profesionales de la aromaterapia de tu zona que analicen el caso en detalle y hagan un seguimiento de su evolución.

 

Las esencias implementadas deben ser 100% puras y de calidad.